martes, 12 de diciembre de 2017

El origen de los villancicos




Uno de los meses que une en celebraciones a la mayor parte del mundo es diciembre; las luces, el calor familiar, los adornos, colores y alegría que inundan el último mes del año traspasan todas las fronteras. La Navidad es, principalmente en el mundo occidental,  una de las fiestas más importantes del año y aunque la secularización se hace vigente en las sociedades actuales, la natividad guarda un espacio importante en las comunidades.
De todas las manifestaciones que trae esta fiesta sin duda, la más característica son los villancicos, estas canciones han calado en la sociedad de tal forma, que son un patrimonio cultural inmaterial que expresa tradición y humanidad. Los orígenes de los villancicos están en Castilla, España y son una de las manifestaciones más antiguas de la lírica castellana; en sus orígenes consistía en una breve canción estrófica con estribillo que solía tener el esquema abccab. Su melodía principal se hallaba en la voz superior y normalmente estaba destinado a ser ejecutado por un solista al que le acompañaban dos o tres instrumentos, principalmente un pandero y algún instrumento de viento, las villas castellanas vieron su origen, de allí su nombre. La popularidad del villancico era inmensa, aunque no siempre sus letras versaban sobre el nacimiento de Jesús.
A fines del siglo XVI el villancico se acerca a la iglesia católica, sus letras se acercan a la religión y se cantan algunas de estas melodías en las fiestas del Corpus Christi, de la Asunción o fiestas de santos patronos locales, lo que llevará posteriormente a incluirlas en las celebraciones de navidad.
Es importante destacar que si bien actualmente llamamos villancicos a todas las canciones de navidad sólo debería reconocerse como tales las de tradición hispana o en español, dado el origen de éstas. Lo correcto es hacer una diferencia entre los villancicos y las canciones de navidad que fueron compuestas  por sacerdotes o músicos para festejar la fecha. Dentro de la categoría de canciones de navidad podemos citar las famosísimas: noche de paz, cantique de Noel, carol of the bells, entre otras.

                                                    Marijo Mattus







lunes, 4 de diciembre de 2017

Descarga de Aquarellen N° 35


 Amigos amantes de la lectura,como es nuestra costumbre, compartimos el enlace de descarga del último número de Aquarellen. Sólo debes hacer clck en el enlace y ya puedes disfrutar de la estupenda lectura de estupendos exponentes de la literatura.


https://drive.google.com/file/d/115MT6kTCAgWBPcYfG5i1nrAhfr2_t9fT/view?usp=sharing




miércoles, 29 de noviembre de 2017

Ian Herrera: "Debemos comprometernos más con la música"




Ian Herrera vio la luz en Coquimbo un 27 de noviembre de 1989.Comenzó   sus estudios musicales en su natal ciudad en el  colegio de artes Claudio Arrau. Luego en Santiago en la pontificia universidad católica. En el  año 2012, emigró a Holanda  al conservatorio de Ámsterdam y luego aprovechando la estancia cursó estudios en el conservatorio de Utrecht.
 Años después se trasladó  a Alemania donde cursa  estudios en la hochschule für Musik und Theater Leipzig especializandóse en violín barroco.
 Tuvimos la oportunidad de conversar con Ian sobre sus sensaciones,visiones y de cómo ha hecho carrera en la tierra de Bach.




      Naciste en una ciudad en donde la música clásica, particularmente la barroca, no tienen un espacio. ¿Cómo nació este gusto en ti?


-          Asi es, pero más que no tener un espacio yo diría que no es “conocida” o practicada de la misma forma que en Europa, entendiendo que nos referimos a la práctica históricamente informada que incluso en Europa no es tan antigua y que persigue que la interpretación de un periodo determinado sea lo más aguda y fidedigna en términos técnicos y estilísticos, usando para esto tratados, libros, pinturas, etc. De dicho periodo y del uso de instrumentos construidos según los modelos del mismo.
Mi gusto por esta practica nació cuando estaba cursando mis estudios de Violín clásico en la Pontificia Universidad Católica de Chile cuando para un proyecto invitaron a un violinista barroco chileno que había estudiado en Italia. Allí nació todo mi interés y la idea de viajar a Europa para averiguar mas de que se trataba.
Porque claro, en mi natal Coquimbo no existía.  

                               ¿Cómo surgió tu viaje y estancia en Alemania?

-          Mi estancia en Alemania surgio en una búsqueda por continuar mis estudios de violín barroco. Luego de comenzar mi aprendizaje en el Conservatorio de Ámsterdam y luego en el de Utrecht, Holanda tuve que tomar una pausa, por motivos económicos, pausa en la que regrese a Chile, donde re-evalué mis opciones y lo que quería hacer para continuar lo que había comenzado, incluso si quería continuarlo o no y durante este periodo fue cuando decidí regresar a Europa donde tuve clases con distintos profesores en distintas ciudades en Alemania y Francia y finalmente cuando fui aceptado en la Hochschule für musik und teather de Leipzig decidí quedarme en Alemania.

                                ¿Que despierta en ti el arte?

-          El arte para mi es todo, en todas sus expresiones puede llevarnos desde lugares bellos a lugares mas oscuros, a conocer mejor nuestras sensibilidades, a aprender sobre diferentes culturas y tradiciones, a sentir las respuestas del hombre a los diferentes periodos de nuestra historia. El arte tiene una finalidad estética y comunicativa. Para mi el arte es la expresión más completa del hombre. Es como se escribe la historia mas allá de las palabras.

                        ¿Crees tú que la música debe estar comprometida con algo?

-          No particularmente. Nosotros somos el conductor de esta y para lo que nosotros la ocupemos depende finalmente de un contexto. En nuestra Latinoamérica hay países que ocupan la música como un conductor que rescata a niños con situaciones sociales complicadas, por ejemplo, en ese caso la música está comprometida y es un compromiso super noble, pero la música en si tiene ya su propia esencia y periodo, el valor agregado es lo que cada cual le da. Creo que somos nosotros los que debemos comprometernos más con la música.

                             ¿Qué músicos han influenciado en ti o cuáles son tus favoritos?

-          Cada musico/profesor que he conocido durante mi aprendizaje ha influenciado lo que soy como musico y sigue pasando. Si bien se terminan estudios en instituciones nunca se termina de aprender en la música (y así es yo creo en todo orden de cosas) y esa es la parte interesante, como nos seguimos “moldeando” siempre.
Claro, tengo mis favoritos y esos cambian menos con el tiempo. De momento escucho mucho a Amandine Beyer, que es una violinista barroca francesa, profesora en la Schola Cantorum de Basilea.
 
      En Europa existen corrientes que fomentan la música experimental y atonal, sin embargo, tú te has inclinado por el barroco. ¿Puedes contarnos la razón de tu elección?

-          En Chile tuve la oportunidad de experimentar tanto con la música atonal como la experimental y siempre me pareció que tenían elementos muy interesantes, pero al final es un tema de gusto. A mí me gustó siempre más el periodo barroco y el romántico que los demás periodos y al descubrir que existía esta corriente que se especializaba en recuperar e imitar lo que en el barroco se hacía a través de tratados, libros, pinturas. Etc. Fue como encontrar la combinación perfecta para mí.

       Hoy, en nuestro país, existen muy buenos músicos, pero hay escaso apoyo y ayuda a ese tipo de música por parte de los responsables que dirigen la cultura. ¿Cuál es su opinión sobre esto?

-          Lo encuentro super triste porque en Chile hay muchísimo talento y que los responsables de dar más cabida a la cultura no lo hagan solo por creer que no es necesario pero que luego invierten fondos en cosas triviales me parece bastante lamentable. Somos un país que tiene los recursos necesarios para tener mejores sistemas, pero muchos nos vemos en la obligación de que si queremos crecer mas o buscar mejores sistemas tenemos que salir de nuestro país. Confío en que con el tiempo esto vaya cambiando y que los mismos músicos, ahora fuera del país, ayuden en este proceso.
 
           Y la pregunta de rigor: ¿Cuáles son tus proyectos futuros?

-          Yo siempre me tomo todo un poco como “paso a paso” y tratar de hacer lo mejor posible en lo que estoy ahora, pero claro, luego de tantos años en Europa he ido formando aquí también una vida, pareja, amigos y network por lo que varios de mis proyectos a futuro dependen de eso y son aquí. Seguir en Europa trabajando profesionalmente con la música como hasta ahora es lo más probable al igual que enseñar, que me gusta mucho. Buscar otros países donde hacerlo; también y por qué no, siempre he dejado abierta la posibilidad de regresar a Chile para trabajar en algún proyecto relacionado con la práctica “históricamente informada” y aplicar lo aprendido aquí donde he tenido la suerte de hacer proyectos y conciertos con algunos de los músicos mas importantes de esta corriente.



                                                                                             Marijo Mattus