domingo, 5 de noviembre de 2017

Ya puedes descargar la última edición de Aquarellen


Hola amigos, ya teneis la ocasión de descargar el último número de nuestra revista literaria, Aquarellen. En esta versión contamos con el trabajo de escritores que nuevamente se unieron para dar vida a un estupendo número, flor del mes de octubre.
¿ Cómo se descarga? Fácil, sólo debes hacer click en el enlace y descargar.
 Ahora te invitamos, una vez más, a disfrutar de la estupenda literatura de la mano de Aquarellen.


https://drive.google.com/file/d/0B_dvVE0rtr-2M3JTcVNFeW1Xb3M/view?usp=sharing




viernes, 27 de octubre de 2017

Almudena de Maeztu, comprometida con el arte.





Almudena de Maeztu y Manso de Zúñiga, nació en una familia de intelectuales. Nieta del escritor y político Ramiro de Maeztu, sobrina del pintor Gustavo de Maeztu y de María de Maeztu, una formidable mujer, pedagoga y escritora.  Trabajó codo a codo con quien fuera su marido, el musicólogo José Luis Pérez de Arteaga en el libro Mahler.
Almudena estudió Historia del arte en Londres y es autora del libro “Alma Mahler Gropius” donde revisa la vida de una estupenda mujer,musa de músicos, pintores y escritores.
Hoy les presentamos esta entrevista en donde podemos conocer a esta tremenda mujer, su trabaj, además de su idea de arte y belleza.  




1. Tú has crecido en una familia cercana al arte, y  has estudiado esta disciplina en Londres, ¿Que despierta en ti el arte?

El arte es la manifestación de todo lo bueno, lo bello y lo creativo que es capaz de hacer el ser humano. A veces, uno mira al mundo y no puede evitar caer en el desasosiego y la tristeza. Pero escuchando una sinfonía de Beethoven, contemplando un cuadro de Boticelli o leyendo a Shakespeare se llega a la conclusión de que no todo está perdido.

2.     ¿Con que manifestación artística te identificas más y por qué?

Con la música. Es la más etérea, la más abstracta, la más inmediata y la más técnica, por otro lado. La música y las matemáticas nacen a la vez.

3.     ¿Crees tú que el arte debe estar comprometido con algo?

Por supuesto, una obra tiene que decir algo. Si el artista tiene la capacidad técnica para expresar con sinceridad y habilidad lo que quiere decir, la obra será buena. En caso contrario, será mala. “Trabaja con las manos y serás un obrero, trabaja con las manos y la cabeza y serás un artesano, trabaja con las manos, la cabeza y el corazón y serás un artista”. San Francisco de Asís.

4.     En los 80 participaste  en algunos grupos de la llamada “Movida madrileña”,  como “alphaville” y “La mode”, ambos con influencias de post-punk. ¿Cómo describes tu paso por esas bandas y como influenciaron en tu riqueza musical?

Fue divertido estar en el momento preciso en el lugar justo. Franco acababa de morir y a unos pocos jóvenes se nos dio la oportunidad de subir a un escenario a decir lo que llevábamos dentro, libres de tocar, cantar y hacer cosas distintas. Fue una etapa divertida, dar conciertos, grabar discos… y aprendí mucho, a nivel personal. Estéticamente, me sirvió para profundizar en las raíces de la música, una profundización que se fue prolongando cada vez más hasta que llegué a la clásica.

5.     Para Kant “lo bello es lo que complace universalmente sin concepto; bello es objeto de un placer desinteresado”.  ¿Cuál es tu definición de belleza?

La belleza es una cualidad que tienen algunos objetos que nos hace sentir placer. Pero estas cualidades, lejos de ser subjetivas, son objetivas. Se cuenta la armonía, la integridad, el mensaje, la claridad, la simetría, la limpieza… lejos del dicho del “sobre gusto no hay nada escrito”, en las bibliotecas encontramos cientos de tomos de filosofía y estética dedicados a la belleza.

6.     La música ha sido en su vida un pilar fundamental. ¿Quiénes son tus compositores favoritos?

Beethoven, Bach, Mahler, Ennio Morricone, David Bowie, Pink Floyd… hay tantos…

7.     ¿Qué ha significado la “Música de Viena” en tu vida? 

Fue un descubrimiento, algo asombroso. Aunque, claro, también el producto de una evolución lógica. La Segunda Escuela de Viena no es más que ese momento histórico en el que el arte y, en concreto, la música, empieza a perder la forma. Lo malo es que ese déficit formal llevó a una calle sin salida de la que, gracias a Dios, la música está saliendo. Me refiero a que lo que empezó con Mahler y con Schönberg se convirtió en juegos sobre series de doce notas se fue quedando, progresivamente en meras asociaciones de cualquier tipo de serie… matemáticas puras sin mensaje ni forma alguna.

8.    En tu libro “Alma Mahler Gropius” describes a una mujer fuerte que estuvo en el momento exacto y en el lugar preciso, como una estupenda musa de artistas. ¿Existe alguna otra mujer con este extraordinario don de musa en la historia del arte?

Bonita pregunta. A partir de la segunda mitad del siglo XX, creo que la mujer occidental estaba más centrada en labrarse sus propios méritos que en ser musa de otro artista, pero sí. El arte siempre es atractivo, sexy, podríamos decir, y muy interesante para convivir (aunque puede también ser inaguantable según qué artista sea). El caso más parecido sería el de Isabel Preysler, no tiene carrera profesional, pero le gustan y se casa con hombres muy interesantes.

9.     Cuéntanos algo sobre tus actividades actuales y tus proyectos.

Estoy empezando una nueva etapa en la vida. Mi marido, el musicólogo José Luis Pérez de Arteaga, murió hace unos meses y eso me obliga a replantearme las cosas de otra manera. Soy anticuaria titulada, y por el momento, tengo un espacio musical en Radio Nacional de España (Radio5). También acudo allí donde me invitan a dar conferencias y charlas. Y de vez en cuando toco el bajo con un grupo de amigos, pero sin público.

                                                                                           Marijo Mattus



miércoles, 4 de octubre de 2017

Última edición de revista Aquarellen


Hola a todos. Como todos los meses, subimos el link de descarga de la edición N° 33 de la revista Aquarelle. En Esta ocasión con la maravillosa participación de tremendos poetas: Jesús De Castro, Enrique Winter, Mario Pérez, Rosa María Estremera y Julia Cárdenas.
 Esperamos que disfruten de esta estupenda entrega.

https://drive.google.com/open?id=0B_dvVE0rtr-2Vi10N3RidTA0a28




domingo, 24 de septiembre de 2017

Leonardo Navarro, talento joven en la vieja ópera



El dicho que  reza  “en todas partes hay un chileno” se aplica incluso a las más altas esferas de la música culta. Así lo demuestra el tenor Leonardo Navarro, quien este año forma parte del elenco de solistas del teatro de la Ópera de Viena, uno de los más prestigiosos del mundo, donde comparte escenario con nombres de la talla de Juan Diego Flórez, Jonas Kaufmann o Anna Netrebko. En una amigable conversación telefónica, contó a Aquarellen sobre sus inicios, lo fascinante del mundo de la ópera, la música, la cultura, los divos y el canto.






¿Cómo comenzó tu carrera musical?

Mi carrera comenzó en el Liceo Enrique Molina de Concepción, en el coro lírico. Después entré al Taller Lírico de Concepción, pero nunca pensé que iba a hacer esto en forma profesional.

¿Recuerdas tu primera actuación?

Mi primera vez fue en el Taller. Estaba súper nervioso.

¿Cuál fue tu primer éxito?

No sé si pueda calificarlo como éxito, pero la primera vez que trabajé profesionalmente fue en Talca, en el Teatro del Maule, cantando en la Fantasía Coral de Beethoven. Ese podría ser mi primer éxito profesional.

Ahí diste “el salto”…

Claro, y en los años siguientes hice audiciones y así empecé a moverme más en este círculo, de a poquito. Me puse a estudiar en la Universidad de Chile, en la carrera de canto, por dos años. Pude cantar en el Teatro Municipal de Santiago, donde hice audiciones y obtuve varios roles.

 ¿Cómo fue tu llegada a Viena?

Yo ya había venido un par de veces a Europa para audiciones y concursos. Hace dos años, llegué a Viena luego de ir a Roma a unas audiciones para un Opera Studio que se llama “La fabbrica”. Una vez ahí, me contacté con un amigo que canta en el coro de la Ópera Estatal de Viena, Alejandro Pizarro Enríquez, el primer chileno que ha ingresado a ese coro. Fui a verlo y ese mismo día escribí un correo para pedir audiciones a la Ópera de Viena y me dijeron “ya, venga a audicionar”. Como yo ya venía haciendo un par de cosas, al revisar mi currículo vieron que ya había cantado en Estados Unidos y había sido solista en Lima. Audicioné para quien es mi jefe hoy día, le encantó mi voz y me preguntó si podía quedarme un par de semanas más para hacer otra audición, esta vez en el escenario del teatro. Pero no pude porque justo me volvía a Chile. Fue terrible. De regreso en Chile, le comencé a escribir de nuevo a mi actual jefe y, finalmente, este año se pudo concretar una audición. Como él ya conocía mi voz, me pidió quedarme a cantar en el escenario, y al final les gustó y me dejaron trabajar con ellos.


¿Cómo fue profesionalmente para ti este cambio?

Fue impresionante porque yo nunca pensé que iba a llegar a uno de los teatros más importantes del mundo. Es el teatro que más ópera hace en el mundo, con más de 300 funciones en el año.

En las primeras semanas, al llegar me cruzaba con Plácido Domingo o Marcelo Álvarez, o de repente me cruzaba con Juan Diego Flórez en la cantina que tiene el teatro, o con la Netrebko o Roberto Alagna. Vi a Jonas Kauffman en vivo, y verlo y saludarlo fue impresionante. Los primeros meses estás como pisando las nubes.

¿Cuál es tu repertorio? 

La verdad es que yo soy tenor lírico, pero por ahora hago de todo tipo de roles, aunque más cercanos al tenor lírico. En algún momento podría hacer Alfredo, el conde de Almaviva, Nemorino o Don Octavio.

¿Qué hay de cierto en que los cantantes de ópera como Juan Diego Flórez o Ana Netrebko son divos?

La verdad es que conocí a Juan Diego Flórez en una “parada” muy distinta. Cuando yo recién estaba empezando en el teatro, lo vi en una producción de “Romeo y Julieta”, nos saludamos y conversamos súper bien. Le conté que yo había ido un par de veces a su país a cantar, y conmigo fue muy amoroso y simpático. La Netrebko sí es un poco diva, pero ella es fantástica. Es una cantante maravillosa. Escucharla en vivo es una cosa “monstruosa”.

¿Existe solidaridad entre los latinos en este mundo?

En realidad, con mis colegas chilenos y uno que otro mexicano nos llevamos bastante bien y, cuando hemos tenido que ayudarnos, ha existido bastante solidaridad.

 Y la pregunta de rigor: cuéntanos sobre tus proyectos futuros.

El próximo mes canto en el estreno de una ópera de Prokofiev y además tengo que hacer muchos “covers” para cubrir un montón de roles. En noviembre tengo que cantar en una ópera para niños, en Katia Kabanová de Leoš Janáček y en conciertos en la sala del teatro. Esa es mi agenda.


Gracias por tu tiempo y por la simpatía y buena onda de hablar con nosotros 

Gracias a ustedes por la entrevista. Un saludo.



                                       Marijo Mattus